Bill Schwap, el sonido del silencio

Hay autores que se quedan pegados a la retina, obras que destacan por un motivo o por otro, y en días como los que nos ha tocado vivir, hay autores que destacan entre tanto ruido y algarabía, con el sonido de lo inaudible  Bill Schwap es uno de ellos.

De sus obras, riguroso blanco y negro y formato, en su mayoría cuadrado, se desprende un silencio, que uno no puede evitar relacionar con lo trascendente y lo intemporal, y esta capacidad es lo que más me atrae de su obra, entre tanto ruido, tanto color y tanto movimiento, la serenidad y el silencio de sus obras se elevan por encima de todo eso, para hablarnos con palabras apenas murmuradas, paisajes desolados donde el sonido del silencio se hace patente:

Paisajes robados a la noche, muchas fotografías suyas son nocturnas, fabricadas con tiempo, paciencia y serenidad, lo dicho actitudes y sensaciones casi olvidadas en estos tiempos de prisas y chapuzas.

Imágenes en las que la esencia de la fotografía, el juego con la luz (noches que se convierten en día), el tiempo (exposiciones largas, donde lo circunstancial desaparece, para permanecer lo inmutable) y el espacio (superficies planas que se alejan)  trascienden para conmover.

Anuncios

Blog de WordPress.com.