Los despropósitos o la miopía de un ministro ( o la ceguera de las administraciones) , o el despilfarro de los sinvergüenzas

Este señor que veis en la fotografía de arriba se llama D.José Ignacio Wert y es vuestro, nuestro ministro de Educación, Cultura y Deporte, un ministerio de 3 en 1 como la conocida marca de lubricantes ( anotación privada sobre lubricantes y ministerio), y esta imagen que ofrezco es una muestra más de como no podemos creer todo lo que vemos ( o si?), si bien es cierto que en la imagen  aparece nuestro ministro con una mueca que ciertamente no le beneficia, (quizás el resultado de algunas de sus ingeniosas intervenciones en el congreso, o tal vez recordando algunas de las perlas que conforman su dialéctica,  perlas integradas ya por méritos propios en el acerbo popular de lo que no debería decirse – ni hacerse- cuando se ocupan ciertos niveles de irresponsabilidad responsabilidad) en cualquier caso es un magnífico ejemplo del uso,  posiblemente malintencionado de una imagen  tomada seguramente por un  fotógrafo al que el sr ministro no caería en gracia, claro que también pudiera ser que , como decía mi madre,  la cara es el espejo del alma y como le decía el banderillero al torero: “meaztro, lo que no pué sé no pué sé y además es imposible”.

De todos modos, sea mala intención del fotógrafo o imposibilidad del retratado por salir más favorecido lo que si es cierto es que podemos intentar hacer un análisis de esta imagen, el problema queridos alumnos es que ademas de ver esta foto conozco estos datos:

– Aumento de la ratio (número de alumnos) por aula ( no señor Wert lamento contradecirle, pero eso si modifica la calidad de la enseñanza, a peor, usted cuando estudió en su colegio privado tal vez no lo notase, pero eso no significa que sea así, por cierto el rotulo de entrada de su colegio rezaba, “la verdad os hará libre”, lastima que la memoria flaquee cuando interesa)

*nota curiosa, relación de antiguos alumnos de este colegio

– No sustitución del profesorado enfermo hasta pasados diez días lectivos (2 semanas naturales) (esto tampoco incide en la calidad de la enseñanza, será que poco importa que estén o no los docentes en el aula, de seguir así legislarán la prohibición de ponerse enfermos o tener accidentes)

– Fijar la jornada lectiva en un mínimo de 20 o 25 al profesorado ( Efectivamente lo de las 20 horas  y hasta 21 ya existía, pero y en esto los gobiernos autonómicos le siguen y son tanto igual de culpables,  su implementación este año a rajatabla ha supuesto el despido, usted lo llama rescisión de contrato, – perversiones del lenguaje- de 4502 personas, solo en Andalucía, y es que hay que crear puestos de trabajo)

– Retraso en la implantación de la Formación Profesional (tiene razón  y a quién le importa la FP y el futuro de esos ciudadanos que optaron por no ir a la Universidad)

– Eliminación de la obligatoriedad de ofertar al menos dos modalidades de Bachillerato ( no puedes escoger? que tonterías eso de la posibilidad de elegir, eso de libertad de elección es solo si tienes dinero tu padre albañil, tu albañil y si no soportas las bromas del pueblo te vas)

– Disminución de salarios (perdón, tiene razón eso no es cosa suya, usted solo aplaudía cuando el Sr. Rajoy desdecía con sus actos lo que afirmaba en campaña)

-La segregación en la concertada, pese a lo que digan los tribunales ( si no me dais la razón, cambio la ley y se acabó. Por cierto Sr.Ministro si alguien quiere pensar en colegios como negocios, no lo financie con dinero público, esas cosas no se hacen, nene malo.)

Y así un día tras otro.

Y con estos datos en mi subconsciente no puedo ser objetivo en la valoración de la imagen de modo que miradlo bien y decidme si mi madre tenia o no razón.

Posdata: No se puede amar lo que se desconoce y es cuanto menos curioso que los ministros( y ministras) de Educación hayan estudiado todos (y todas) en centros privados.

Postdata 2: no pertenezco a ningún partido político por que no creo en ellos, y estas son mis razones

Postdata 3: Cuanta razón tiene EL ROTO

Anuncios

Blog de WordPress.com.