La dignidad o como sobrevivir. Dorothea Lange

Año nuevo, vida nueva, curso nuevo, ¿expectativas nuevas?.

Va a comenzar el curso y no sé si podré continuar con esta asignatura, a esto le llaman las autoridades planificación, en cualquier caso, quejarse no sirve de mucho de modo que igualmente continuaré este blog, y ya veremos donde nos lleva.

Empezaré escogiendo una imagen, que no por conocida,  ha perdido en modo alguno la fuerza que la caracterizó desde el mismo momento en que su autora, Dorothea Lange la intuyó antes de asomarse al visor.

Vi y me acerqué a la famélica y desesperada madre como atraida por un imán. No recuerdo cómo expliqué mi presencia o mi cámara a ella, pero recuerdo que ella no me hizo preguntas. No le pedí su nombre o su historia. Ella me dijo su edad, que tenía 32 años. Me dijo que habían vivido de vegetales fríos de los alrededores y pájaros que los niños mataban. Acababa de vender las llantas de su coche para comprar alimentos. Ahí estaba sentada reposando en la tienda con sus niños abrazados a ella y parecía saber que mi fotografía podría ayudarla y entonces me ayudó. Había una cierta equidad en esto.

Madre emigrante

Realizada en 1936 esta imagen es una de las seis que tomó la autora durante su visita a Nipomo, California, recordemos que estamos sumergidos en las consecuencias del crack del año 29, a lo que ha seguido unos años de muy pocas lluvias, malas cosechas y tormentas de arena que han asolado grandes extensiones en el sur y centro de los Estados Unidos, muchos agricultores han perdido sus tierras y casas, convertidos en peones agrarios emigran de zona en zona en busca de trabajo.

lange1

lange2

lange3

lange4

lange5

lange6

En la serie completa podemos observar como la autora se centra cada vez más en el elemento humano, como va acercándose a la madre, obviando incluso algunos elementos que podría añadir sentimentalismo a la imagen, desaparece el lugar, desaparece incluso algunos de los hijos de la madre, y finalmente queda la mirada.

Con independencia de la técnica, o del “posado” o de cualquier otras circunstancias que suelen rodear los análisis de imágenes, en ésta al final solo queda una mirada, y eso es suficiente, solo queda una verdad. Yo lo llamo dignidad, tal vez esté equivocado.

Por cierto ella se llamaba Florence Owens Thompson.

“Te cuelgas la cámara en el cuello así como te calzas los zapatos y ahí está, un accesorio del cuerpo que comparte la vida contigo. La cámara es un instrumento que enseña a la gente cómo ver sin la cámara.”

250px-Dorothea_Lange_pledge_of_allegiance

lange2650

pobre-lange

DorotheaLange_1939_FSA

trytrain

Anuncios

El retrato o el mito de la personalidad

El tiempo se acaba para presentar los trabajos, el próximo miércoles, sorteo y se empieza la exposición, pero antes y apurando los tiempos una pequeñita entrega sobre otro de los temas que debeis tratar: el retrato.

Podríamos llamar a esta entrada el retrato o el acto de la inmortalidad, pues en el fondo todo retratado aspira, aunque sea de una manera inconsciente a perdurar en el tiempo, y es éste uno de los motivos que nos traen de cabeza, todos/as quieren salir bien, quieren que se les recuerde hermosos/as, quieren perdurar, pero nuestra tarea ¿debe ser que salgan guapos o guapas, o debemos intentar penetrar en la coraza física para mostrar algo más interno? y segundo ¿es esto posible?.

A estas alturas del curso ya sabeis que pregunto mucho y doy pocas soluciones (entre nosotros, yo creo que a vuestra edad, y a la mía lo importante es la búsqueda, lo importante es elaborar preguntas e intentar buscar respuestas).

De modo que si os quedais con la primera opción, mostrar guapos y guapas a los demás, creo que difícilmente podreis avanzar algo en esto que es aprender a ver, pero si tomais el segundo camino, no os garantizo nada, salvo que se cabreen con vosotros por que no los sacais guapos, aunque tal vez, y solo digo tal vez encontreis en el camino un hueco en la coraza, por la que mostar quienes somos, y quienes son los demás.

De modo que ahí van algunos ejemplos:

037jmcameron021.jpg

 

037jmcameron081.jpg

 

037jmcameron14.jpg

 

Julia Margareth Cameron 

 

astrand1.jpg

 

Paul Strand 

 

augustsander6.jpg

 

August Sander 

 

dorothealange1.jpg

 

Dorothea Lange 

 

Y por último uno de los grandes maestros del retrato, (desgaciadamente muerto hace relativamente poco) :

Arnold Newman:

arnoldnewman_avagadner.jpg

 

 

artwork_images_376_208583_arnold-newman.jpg
 
marcelduchamp1966newman.jpg

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.