El retrato o el deseo de la inmortalidad

Retrato

retrato (del lat. “retractus”)
1 m. Retracto.
2 *Representación de una persona real hecha en *dibujo, pintura, *escultura o *fotografía.
3 *Descripción exacta, física o moral, de alguien.

Ya en su definición podemos destacar los dos aspectos a los que hace referencia el vocablo:

  • las cualidades físicas, su aspecto físico, su apariencia exterior
  • las cualidades morales, su carácter o personalidad, “la descripción del alma”

Historicamente la necesidad del retrato ha obedecido a dos necesidades humanas, por un lado el retrato como reafirmación de poder, como señalización del estatus social, no es casual que los primeros retratos conocidos sean los que aparecen en monedas, imagen, economía, y poder (que poco han cambiado las cosas)

moneda persa siglo IV antes de Cristo

Y por otro lado la necesidad de dejar nuestra señal, cuando las huellas de manos en la pared de la cueva no fueron suficientes como signos de nuestro paso, cuando el concepto de individuo se reafirmó y se tomó conciencia de la unicidad, y cuando esa unicidad se enfrentó al vértigo de la muerte, surge el deseo de mostrar nuestra presencia, el deseo de no ser olvidados.

Así podemos entender los craneos reconstruidos de Jericó.

O como paradigma o ejemplo de ese deseo, los impresionantes retratos de Al Fayum.

(no creo que sea casual que estos retratos se hayan desarrollado en la antigua tierra de los faraones y su culto a la muerte y a la eternidad)

El desarrollo técnico implicó nuevos avances y una mayor complejidad en las relaciones sociales, aunque en el fondo seguíamos atrapados en los dos polos señalados anteriormente, nuestro ego, y el deseo de señalizar nuestra existencia:

La llegada de la fotografía, y la democratización de la imagen sortea el problema económico y permite la satisfacción de estos deseos, a un nivel casi global:

Los diferentes artistas se enfrentan a este género como a otros, con el equipaje de la tradición pictórica y su acercamiento supondrá en unos primeros momentos un reflejo de esa tradición:

Obras de Julia Margaret Cameron

Obras de Pierre Gonnord

Composiciones clásicas, estudios de luz y volumen heredados de los retratistas clásicos:

Otros autores sin embargo escogeran y desarrollarán nuevos caminos en la interpretación del retrato:

Obras de August Sander, que intentará mediante el retrato ( y los elementos que rodean al retratado) un estudio antropológico de sus conciudadanos.

Richard Avedon, que (en su vertiente más interesante en mi opinión) se acercará en sus retratos a famosos para humanizarlos y despojarlos de ese áurea que alimenta los medios de masas, los desmitifica y los vuelve a hacer humanos.

O los autoretratos de Cindy Sherman, imágenes en las que desarrollará una búsqueda de una identidad, una búsqueda en la que juega con lo que parece ser (la apariencia),  lo que es (la realidad objetiva que no conocemos) y lo que entendemos que es (el estereotipo o símbolo que representa).

Caminos por descubrir en un universo que creemos conocido.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.